17 septiembre 2020

CCOO constata una década «perdida» para el sector cultural de CyL y avisa de que se le vuelve a «menospreciar» ahora

Diario Dia
Compartir esto:

   Un estudio de la Fundación Jesús Pereda advierte de que no se recuperó tras la crisis y su situación actual es «francamente mala»

   VALLADOLID, 17 Sep. (EUROPA PRESS) –

   La Fundación Jesús Pereda de CCOO ha asegurado que la última década ha sido «perdida» para el sector cultural y tras el confinamiento se le vuelve a «despreciar» y «menospreciar», según el segundo estudio ‘La Cultura en Castilla y León’, que además refleja que no se ha recuperado tras la crisis de 2010 y su situación actual es «fracamente mala», con perspectiva de sufrir un importante impacto en el empleo por la pandemia.

   El estudio pone de relieve la falta de inversión de las administraciones en los últimos años, la pérdida de empleo y ayudas, a pesar de que su peso en el PIB español es similar al que representan la agricultura, la ganadería y la pesca. Cuestiones que, además, se agravan con la situación sanitaria actual, aunque se ha demostrado que es un sector «seguro».

   Así lo han señalado el presidente de la Fundación y secretario de Cultura y Movimientos Sociales de CCOO en Castilla y León, Ignacio Fernández Herrero; Ángel Garrido, del Gabinete Técnico de CCOO; y María Luisa López Municio, de la Fundación Jesús Pereda.

   Este estudio es el segundo tras el elaborado en en 2018 y trata de recoger también lo ocurrido en este año, el impacto de la pandemia y el confinamiento y sus «terribles» efectos sobre el sector, ha indicado Fernández, quien ha reclamado, como ya hizo hace dos años, que el testigo de este trabajo debe tomarlo la Administración autonómica, como hace el Ministerio, con estadísticas que pone a disposición de la sociedad.

   En el estudio se analiza la situación económica del sector, tanto desde el punto de vista de la iniciativa pública como de la privada, y se constata que el sector está «francamente lejos» de recuperarse de la crisis de 2008 y con la actual su situación es peor, ha explicado Ángel Garrido, quien ha señalado que el empleo cultural ha caído entre 2011 y 2019 un 11,5 por ciento (de 26.100 a 23.100 personas) frente a la subida del 17,3 por ciento nacional, con una «gran divergencia», y además se espera el impacto de la pandemia, que hará que la situación empeore.

   Garrido ha incidido en que el peso del empleo cultural en la Comunidad era en 2016 del 2,6 por ciento y ha bajado al 2,3 en 2019 frente al 3,6 por ciento que representa a nivel estatal.

INVERSIÓN PÚBLICA

   Además, el estudio también recoge la importante caída en el gasto liquidado en cultura por la Administración autonómica, que cayó entre 2007 y 2017 un 53,8 por ciento frente a una media del 42,1 en el conjunto del Estado y es la sexta comunidad autónoma en la que más ha caído.

   En cuanto a los ayuntamientos y las diputaciones, los primeros salen mejor parados que la Administración autonómica y han gastado «mejor», pero «con trampa», al incluir en este cómputo festejos como los toros o los fuegos artificiales, algo que reclaman que se discrimine. Por su parte, las diputaciones han destinado recursos «muy irregularmente» que es consecuencia del «vaciamiento» del mundo rural, que Ignacio Fernández considera que puede evitarse, al igual que con centros de salud y escuelas, llevando la cultura a los pueblos.

   A tenor de estos y otros datos recogidos en el estudio, con un sector que está «hecho unos zorros» como el turismo por la crisis sanitaria, Ignacio Fernández ha señalado que se identifica que la última década «ha sido perdida» para el sector cultural como sector productivo, mientras otros «medianamente» se recuperaron.

   «Esto no ocurrió con la cultura, que fue decapitada en los presupuestos y las iniciativas como consecuencia de las crisis y no volvió a su ser», ha explicado el presidente de la Fundación, que ha aclarado en que en los últimos dos años, vía presupuestos, si había «una ligera y tibia intención de repuntar».

   Sin embargo, considera que desde el punto de vista económico, la cultura «ha sido despreciada, los trabajadores han sido menospreciados y en ningún sentido ha conseguido volver a situarse donde estaba antes de 2010».

   Además, ha explicado que frente al papel «vital» y el impulso que las propias expresiones culturales tuvieron durante el confinamiento, donde todo el mundo consumía productos culturales para soportar las circunstancias de ese momento y había una «lluvia torrencial» en cadenas digitales, en la desescalada y en esta «rara normalidad» la cultura «ha vuelto a ser menospreciada», bien por no recibir los estímulos que debiera como sector productivo o porque en las medidas sanitarias se considera «prescindible».

   De hecho, según se desprende de los términos buscados en Google que hubo, al igual que en hostelería y turismo, un «batacazo» durante el confinamiento pero en estos sectores ha habido cierta recuperación en sus búsquedas, no desde el punta de vista económico, lo que no ha ocurrido en la cultura, lo que «revela muchas cosas de la situación francamente mala que está viviendo el sector», ha apuntado Garrido.

GRAN POTENCIAL

   Fernández ha apuntado a que esta situación se produce a pesar de que el estudio identifica que la cultura en Castilla y León «encierra un potencial tremendo».

   A este respecto, ha concretado que la aportación del sector cultural al PIB del Estado es el mismo que el que aportan agricultura, ganadería y pesca y nadie entendería «pasividad» frente a estos sectores o que no se lanzaran «ayudas constantes», algo que no ocurre con la cultura.

   El presidente de la Fundación ha reclamado que las consejerías de Economía y Empleo, «las que cortan el bacalao», entiendan al mundo cultural como otro sector productivo, ya que la dificultad es que su empleo tiene muchísimas figuras y se entiende que es como «producir tornillos», por eso se la excluye de las ayudas.

CL11