18 septiembre 2020

Irene Zoe Alameda dirige ‘La cinta de Álex’: «Es bueno eliminar estatuas que hacen daño pero no reescribir la Historia»

Compartir esto:

   La cineasta, directora del Instituto Cervantes de Estocolmo entre 2009 y 2010, debuta en el largometraje con la primera película española que se estrena en cines tras el confinamiento

   MADRID, 23 Jun. (EUROPA PRESS) –

   La escritora, guionista y productora Irene Zoe Alameda debuta en la dirección de largometraje con ‘La cinta de Álex’, una película que aborda los prejuicios, las apariencias y la desigualdad que llega a los cines este viernes 26 de junio y se convierte así en la primera cinta española que se estrena en las salas tras el confinamiento por la pandemia de coronavirus.

   «Es bueno eliminar estatuas que hagan daño a una parte de la población pero nunca reescribir la historia, hay que conocerla«, ha manifestado la cineasta este martes durante una entrevista concedida a Europa Press con motivo del estreno de su película, y a propósito del ataque a estatuas de personajes relacionados con la conquista de América, como es el caso de Colón o de fray Junípero Serra. Para la directora, «el pasado es el pasado» y «no se puede borrar», sino «aprender de la Historia».

   Alameda ha lamentado que «el racismo ha vuelto a despertar» en Estados Unidos, donde actualmente trabaja como profesora universitaria y desarrolla su carrera como escritora y cineasta, y advierte de que «al fin y al cabo, el clasismo, el machismo, el racismo y la xenofobia» se basan en una cuestión de superioridad. «El prejuicio es no ver la humanidad que compartes con el otro y siempre es una cuestión de poder», ha dicho.

   En este sentido, ha señalado que su película quería recoger el «contraste entre el mundo occidental y oriental» y «levantar espejos» entre dos familias procedentes de mundos distintos para que el espectador viera los elementos que hay en común. «Por muy diferentes que parezcamos, deseamos la misma felicidad y podemos ser amigos incluso sin entendernos«, ha afirmado la directora, para quien este es el mensaje más importante de su película.

   Asimismo, confía en que está película llega «en un buen momento» porque el confinamiento ha hecho «desconfiar de los demás». «Pensamos que el otro nos va a traer mal y, en el fondo, todo depende de una cuestión personal, creer en el otro y confiar, y lo que parece una montaña de problemas irresolubles se cae», ha agregado la directora, quien ha confesado sentir «incertidumbre» ante lo que va a ocurrir en los cines, aunque confía en su apuesta, que describe como una película «familiar», «envolvente» y llena de «lugares exóticos«.

   En la película, Alexandra (Rocío Yanguas), una adolescente de 12 años, se reencuentra con su padre, Álex (Fernando Gil) tras una larga separación forzosa. Él es un comerciante que ha pasado varios años en la cárcel acusado de terrorismo por error. Una vez sale de prisión, ambos se embarcan en un viaje a la India, donde Álex intenta rehacer su negocio y reconstruir la relación con su hija. El reparto cuenta también con la participación de Aitana Sánchez-Gijón, quien da vida al principal contacto comercial en Occidente de Álex.

   Por su parte, Rocío Yanguas debuta en el largometraje con este trabajo, cuyo rodaje se desarrolló en la India, y del que afirma haber «aprendido mucho», además de haberle servido para un trabajo posterior que se ha detenido a causa del coronavirus y del que no puede dar más detalles. En palabras de la joven actriz, su personaje es el de una niña que tiene «un muro» que ella misma consigue derribar y eliminar «los prejuicios».

Deja una respuesta