25 enero 2023
África impulsa su propia industria farmacéutica con transferencia de tecnología
Comparte esta noticia:

KIGALI – Pocos meses después de que la empresa alemana de biotecnología BioNTech anunciara la creación de la primera fábrica de vacunas de la historia en Ruanda, los expertos creen que el éxito de este tipo de iniciativas en África requerirá que los países adquieran conocimientos técnicos y alienten a posibles socios del sector en la industria farmacéutica.

Con ese fin, en el continente ha nacido a fines de 2022 un nuevo instrumento para impulsar el desarrollo farmacéutico, una fundación para impulsar la transferencia de  tecnología en el sector, con apoyo del Banco Africano de Desarrollo (BAfD), que tendrá su sede en esta capital ruandesa.

Los expertos insisten en la necesidad de dar prioridad a la transferencia de tecnología para renovar la industria farmacéutica africana, con especial atención a la capacidad de fabricación de vacunas y a la construcción de infraestructuras sanitarias de calidad.

Esto se debe a que, si bien los productos farmacéuticos se fabrican en países como Sudáfrica, Kenia, Marruecos y Egipto, las últimas estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) muestran que el continente importa actualmente más de 80 % de sus productos farmacéuticos e insumos médicos.

Durante un foro celebrado el 14 de diciembre en Kigali, los expertos expusieron algunos retos y oportunidades actuales para impulsar las perspectivas sanitarias de un continente azotado durante décadas por la carga de varias enfermedades y pandemias como la covid-19, con una capacidad muy limitada para producir sus medicamentos y vacunas.

Los participantes en el foro, centrado principalmente en la puesta en marcha de la primera Fundación Africana de Tecnología Farmacéutica, debatieron sobre cómo la Unión Africana debería alcanzar su objetivo de disponer de 60 % de las vacunas necesarias en el continente para 2040.

Actualmente, el continente importa más de 70% de todos los medicamentos que necesita, lo que supone un gasto anual de 14 000 millones de dólares, según estimaciones oficiales.

Yvan Butera, secretario de Estado ruandés del Ministerio de Sanidad, hizo hincapié en la necesidad de movilizar recursos financieros adicionales para que los países africanos que más los necesitan puedan adquirir vacunas.

“La nueva iniciativa es una solución, ya que la mayoría de los países [africanos] siguen teniendo dificultades para recibirlas a tiempo», declaró en el foro el alto funcionario ruandés.

Los expertos sostienen que urge realizar esfuerzos concertados para promover la transferencia de tecnología en los países en desarrollo, especialmente en África, con el fin de ampliar la fabricación de productos farmacéuticos esenciales, incluyendo las vacunas.

El profesor Padmashree Gehi Sampath, asesor especial del presidente del BAfD sobre productos farmacéuticos y salud,  dijo a los delegados que la transferencia de tecnología es fundamental, y que la nueva iniciativa ayudará a los países africanos a estudiar cuáles son sus necesidades tecnológicas.

El banco regional se ha comprometido a invertir 3000 millones de dólares en los próximos 10 años para impulsar la fabricación en los países africanos de vacunas y medicinas.

«La mayoría de las empresas farmacéuticas de África utilizan distintos tipos de tecnología…, es importante potenciar su capacidad, que se ha visto obstaculizada por la protección de los derechos de propiedad intelectual y las patentes sobre tecnologías, conocimientos técnicos, procesos de fabricación y secretos comerciales», dijo el alto funcionario del banco regional a IPS.

Puede leer aquí la versión en inglés de este artículo.

Algunos expertos creen que mejorar el acceso de las empresas farmacéuticas a estas tecnologías es fundamental para abordar los numerosos retos a los que se enfrenta la industria farmacéutica del continente, así como la salud pública de sus países.

Según Hanan Balkhy, directora general adjunta de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el continente se enfrenta a muchos retos antes de poder producir sus medicamentos.

«África padece la aparición repetida de enfermedades y epidemias prevenibles, y la mayor parte de los medicamentos y vacunas para tratar o prevenir estas enfermedades se importan de fuera del continente, dijo Balkhy a los delegados.

Cuando esté plenamente constituida, la Fundación Africana de Tecnología Farmacéutica, que el Banco ya ha aprobado, contará con expertos de talla mundial en innovación y desarrollo farmacéuticos, derechos de propiedad intelectual y política sanitaria.

La Fundación también tiene el mandato de ser un intermediario transparente que promueva e intermedie los intereses del sector farmacéutico africano con empresas farmacéuticas mundiales y de otros países del Sur para compartir tecnologías protegidas por la propiedad intelectual, conocimientos técnicos y procesos patentados.

Precious Matsoso, copresidenta del órgano de negociación internacional de la OMS sobre prevención, preparación y respuesta ante pandemias, subrayó la importancia de garantizar la resiliencia del sistema sanitario africano.

«La creación de la Fundación Africana de Tecnología Farmacéutica, por parte del banco, es un hito para abordar estos obstáculos a los que nos enfrentamos, como la equidad sanitaria», afirmó.

Aunque la fundación se crea bajo los auspicios del Banco Africano de Desarrollo, funcionará de forma independiente y recaudará fondos de diversas partes interesadas, como gobiernos, instituciones financieras de desarrollo y organizaciones filantrópicas.

Richard Hatchett, director ejecutivo de la pública-privada Coalición para la Innovaciones en Preparación para Pandemias (Cepi, en inglés), dijo a los delegados que esta fundación se había creado a tiempo, ya que África necesita aprender de las lecciones de la pandemia, lo que puede ser un paso importante para aumentar la resiliencia de su sistema sanitario.

“Estas soluciones sanitarias innovadoras ayudarán a salvar vidas en el continente», afirmó.

De momento, Ruanda ha sido seleccionada para albergar la Fundación Africana de Tecnología Farmacéutica. La fundación, una entidad de beneficios comunes, tendrá sus propias estructuras de gobierno y funcionamiento. También promoverá y mediará alianzas entre empresas farmacéuticas extranjeras y africanas.

Sin embargo, algunos expertos también hicieron hincapié en la necesidad de dar prioridad a la industria farmacéutica de patentes africana para llevar a buen puerto la nueva iniciativa.

El profesor Carlos Correa, director ejecutivo del Centro Sur, con sede en Ginebra, señaló que era importante que la región tuviera su propio marco.

“La capacidad de fabricación (en África) está ahí, pero la capacidad tecnológica es crucial para desarrollar vacunas para África… La transferencia oportuna de tecnología también es importante», afirmó.

Durante el foro, algunos ponentes destacaron también la necesidad de establecer una asociación entre las empresas farmacéuticas africanas y sus homólogas de otros continentes, como Europa.

Según Brigit Pickel, directora general para África del Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania, esta asociación es importante para la fabricación de vacunas. Se aplica a la producción y suministro de otros productos farmacéuticos.

“Reconocemos la importancia de promover los productos farmacéuticos locales en toda la cadena de valor en África”, afirmó.

Aparte de la transferencia de tecnología, Fredrick Abbott, profesor emérito de la estadounidense Universidad de Florida, señaló que esta iniciativa no puede funcionar sin una financiación sostenible.

«Los países necesitan desarrollar recursos nacionales porque proporcionar financiación es un paso crítico para asegurar la continuidad de programas prometedores de desarrollo clínico de vacunas y medicamentos», dijo Abbott a IPS.

T: MF / ED: EG

CL14

Ir al contenido