25 enero 2023
A la demografía no le importa
Comparte esta noticia:

PORTLAND, Estados Unidos – A la demografía no le importan cosas como las huelgas nacionales por la edad de jubilación, las protestas públicas sobre la anticoncepción y el derecho al aborto, la orientación, los hábitos y las preferencias sexuales, la ideología política y la afiliación a un partido, los códigos de vestimenta y las prendas para cubrirse la cabeza, y la identidad, las creencias y las prácticas religiosas.

La demografía se trata básicamente de las matemáticas de las poblaciones humanas, es decir, nacimientos, muertes, migraciones, envejecimiento, morbilidad, proporción de sexos, movilidad, tamaño, cambio, crecimiento, distribución, densidad, estructura, composición, esperanza de vida, características biológicas, sociales y económicas, etc.

La demografía es relativamente sencilla, visible y equitativa. Por ejemplo, en cada población humana, una persona nace como un bebé a la edad de cero años, cumple un año cada doce meses y, finalmente, con el tiempo se enfrenta a la muerte, lamentablemente más temprano que tarde con demasiada frecuencia.

El autor, Joseph Chamie
El autor, Joseph Chamie

Entre el nacimiento y la muerte, tienen lugar una amplia variedad de fenómenos demográficos o transiciones en las poblaciones humanas. Entre ellos están sobrevivir a la infancia y la niñez, pasar por la pubertad, encontrar pareja, tener descendencia, migrar a otro lugar, enfermarse o quedar discapacitado y experimentar el envejecimiento.

A lo largo de muchos siglos de historia humana, las interacciones de esos diversos fenómenos demográficos y transiciones han traído como resultado la población mundial actual de ocho mil millones, Ese extraordinario número de seres humanos que ahora habitan el planeta Tierra se debe en gran parte al rápido crecimiento sin precedentes de la población mundial durante el siglo XX.

La población mundial alcanzó el hito de mil millones a principios del siglo XIX en 1804. El siglo XX marcó el comienzo de lo que resultó ser el siglo del rápido crecimiento demográfico. La población mundial casi se cuadruplicó de 1600 millones a principios del siglo XX a 6100 millones al final del siglo (Gráfico 1).

Gráfico 1: Población mundial – 1804-2022 (miles de millones). Fuente: Naciones Unidas

Además de ese rápido crecimiento demográfico sin precedentes, la tasa anual de crecimiento de la población mundial llegó a un máximo de 2,3 % en 1963. Asimismo, para 1990, el aumento anual de la población mundial alcanzó un récord de 93 millones.

El crecimiento sin precedentes de la población mundial que tuvo lugar durante el siglo XX fue simplemente el resultado de que los nacimientos superaran en gran medida a las muertes y las tasas de mortalidad disminuyeran rápidamente, especialmente durante la segunda mitad del siglo pasado.

La tasa mundial de fecundidad en la década de 1960, por ejemplo, era de unos cinco nacimientos por mujer y los nacimientos superaban en número a las muertes en casi tres a uno en la década de 1980. La esperanza de vida al nacer aumentó drásticamente, pasando de unos 45 años a mediados del siglo XX a unos 65 años a finales de siglo.

La situación demográfica actual del mundo es diferente a las tasas, niveles y cambios excepcionales del siglo pasado. Por ejemplo, la tasa de crecimiento de la población mundial en 2021 fue de alrededor de 0,8 %, o casi un tercio del nivel máximo en 1963.

Además, el aumento anual de la población mundial en 2021 fue de unos 68 millones, o alrededor de las tres cuartas partes del nivel de 1990. Además, la edad media de la población mundial, que era de unos 20 años en 1970, aumentó en 50 %, llegando a los 30 años en 2022.

La tasa de fecundidad mundial es ahora de aproximadamente 2,3 nacimientos por mujer, o aproximadamente la mitad del nivel de hace 60 años. Además, aproximadamente 100 países tienen una tasa de fecundidad total por debajo del nivel de reemplazo de 2,1 nacimientos por mujer.

Además, las tasas de fecundidad de una treintena de países en 2021 eran inferiores a 1,5 nacimientos por mujer. Varios de esos países tenían tasas de fertilidad que eran aproximadamente la mitad o menos que el nivel de reemplazo, incluidos China con 1,16, Singapur con 1,12 y Corea del Sur con 0,81 (Tabla 1).

Tabla 1: Países con tasas totales de fecundidad inferiores a 1,5 nacimientos por mujer – 2021. Fuente: Naciones Unidas

Como resultado de las tasas de fecundidad por debajo del nivel de reemplazo, se espera que la población actual de unos 60 países sea menor para 2070. Se prevé que la disminución total de la población de esos países durante los próximos 50 años sea de más de 500 millones. Entre los países con los mayores descensos en su población se encuentran China (-340 millones), Japón (-35 millones), Rusia (-22 millones), Corea del Sur (-16 millones) e Italia (-15 millones).

Además, se espera que muchos países experimenten disminuciones sustanciales en el tamaño relativo de sus poblaciones. Se proyecta que muchos de esos países tendrán una disminución de la población de 10 % o más en las próximas cuatro décadas. Por ejemplo, se estima que la disminución relativa del tamaño de la población sea de 22 % para Japón, de 21 % para Corea del Sur y de 18 % para Italia (Gráfico 2).

Gráfico 2: Porcentaje de disminución de la población para países seleccionados. 2022-2060. Fuente: Naciones Unidas

En el otro extremo, se espera que la población de dos docenas de países, que representan casi 10 % de la población mundial, se duplique con creces para 2060. Esos aumentos de población proyectados para 2060 incluyen 106 % en Afganistán, 109 % en Sudán, 113 % en Uganda, 136 % en Tanzania, 142 % en Angola, 147 % en Somalia, 167 % en la República Democrática del Congo y 227 % en Níger (Gráfico 3).

Gráfico 3: Aumento porcentual de la población de los países que duplican la población. 2022-2060. Fuente: Naciones Unidas

Además de la disminución y el crecimiento proyectados de las poblaciones nacionales, se espera que las estructuras de edad de los países de todo el mundo envejezcan considerablemente. Muchos países han alcanzado edades medias en 2020 por encima de los 40 años, como Francia con 41 años, Corea del Sur con 43 años, Italia con 46 años y Japón con 48 años.

Se espera que las edades medias de las poblaciones sigan aumentando en las próximas décadas. La edad media mundial, por ejemplo, se espera que aumente de los 30 años actuales a cerca de 40 años para 2070. En algunos países, incluidos China, Italia, Japón y Corea del Sur, las edades medias de sus poblaciones para 2070 se proyectan tener 55 años o más.

Puede leer aquí la versión en inglés de este artículo.

El envejecimiento demográfico en el siglo XXI constituye un gran desafío para las sociedades y las economías. Las consecuencias de las realidades demográficas de las estructuras de edad de la población envejecida y el aumento de la longevidad humana probablemente sean inevitables.

En particular, el envejecimiento de la población está contribuyendo a ejercer presión sobre los ingresos fiscales y el gasto en pensiones y atención médica para las personas mayores. A pesar del envejecimiento de la población y el aumento de la longevidad humana, las edades oficiales de jubilación para los beneficios de pensión del gobierno se han mantenido prácticamente sin cambios en edades comparativamente bajas.

En Francia, por ejemplo, la edad de jubilación oficial es de 62 años, muy por debajo de la edad de jubilación de muchos otros países desarrollados. A pesar de las críticas, las protestas y una huelga nacional programada de los sindicatos de trabajadores y los opositores de izquierda, el gobierno francés dio a conocer una reforma de las pensiones que propone aumentar gradualmente la edad de jubilación a 64 años para 2030.

Además, una crisis creciente para un número cada vez mayor de países en todo el mundo es la inmigración ilegal. Ni los gobiernos ni las agencias internacionales han podido idear políticas sensatas y programas efectivos para abordar la creciente crisis de inmigración ilegal.

Un factor importante detrás del aumento de la inmigración ilegal es la oferta grande y creciente de hombres, mujeres y niños en los países de origen que quieren emigrar a otro país y por cualquier medio posible, incluida la inmigración ilegal. El número de personas en el mundo que desean emigrar a otro país se estima en casi 1.200 millones.

En conclusión, con demasiada frecuencia, muchos optan por ignorar, negar o descartar las realidades demográficas actuales, como el crecimiento y la disminución de la población, el envejecimiento demográfico, la disminución de la fertilidad, el aumento de la esperanza de vida y el aumento de la inmigración ilegal.

En lugar de reconocer, abordar y adaptarse a las desafiantes consecuencias de las realidades demográficas del siglo XXI, muchos recurren a protestas, huelgas, manifestaciones y tonterías. Sin embargo, a la demografía simplemente no le importan esas cosas.

Joseph Chamie es demógrafo consultor, exdirector de la División de Población de las Naciones Unidas y autor de numerosas publicaciones sobre temas de población, incluido su libro más reciente: “Nacimientos, fallecimientos, migraciones y otros asuntos importantes sobre población”.

T: MLM / ED: EG

CL14

Ir al contenido