1 julio 2022

Policías de Jusapol se manifestarán a dos kilómetros de la cumbre de la OTAN y alertan de la presencia de antisistemas

Policías de Jusapol se manifestarán a dos kilómetros de la cumbre de la OTAN y alertan de la presencia de antisistemas
Comparte esta noticia:

Planean «concentraciones móviles» pequeñas en hoteles de mandatarios, una marcha motera y una protesta por hablar Sánchez de «piolines»

MADRID, 23 Jun. –

Policías y guardias civiles que forman parte de Jusapol, la plataforma que pide desde 2017 una «equiparación salarial real», han confirmado este jueves que su manifestación del 30 de junio coincidiendo con la cumbre de la OTAN se celebrará a unos dos kilómetros de IFEMA, el recinto ferial de Madrid donde se reunirán más de 40 líderes internacionales y que quedará blindado por un macrodispositivo policial.

La intención es «internacionalizar» las demandas de Jusapol, que ve insuficiente la subida salarial superior al 20% aplicada entre 2018 y 2020 en virtud de los 807 millones del Acuerdo de Equiparación Salarial, según ha anunciado en rueda de prensa Aarón Rivero, secretario general de JUPOL. Este sindicato mantiene desde hace semanas un conflicto colectivo por este motivo, la jornada laboral y la propuesta sobre ascensos en la Policía.

INFILTRADOS EN LA CONTRACUMBRE DEL DÍA 26

En contra del mensaje del Ministerio del Interior, que no detecta radicales con capacidad de organizar altercados violentos relevantes, desde Jusapol han alertado de la presencia de infiltrados «de ultraizquierda, anarquistas o independentistas», sobre todo aprovechando la manifestación de la «contracumbre» del domingo 26 a la que asistirá IU y sus distintas federaciones, así como el Partido Comunista de España, Anticapitalistas y distintos colectivos sociales.

En el contexto de la cumbre de la OTAN, Jusapol ha programado también «concentraciones móviles pequeñas» –para evitar su comunicación a la Delegación del Gobierno– aprovechando la presencia de líderes como el presidente de EEUU, Joe Biden. Preguntados por este tema, han confirmado que barajan llevarlas a cabo junto a los hoteles de las delegaciones porque lo que buscan es la máxima visibilización.

Además, han programado una marcha motera el 25 de junio y una protesta el día 27 en el complejo policial de Moratalaz por el «abandono» de los ‘antidisturbios’ y la referencia a los «piolines» que hizo el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Por este motivo, se pintarán las cabezas de color amarillo, en alusión al dibujo animado que figuraba en los barcos donde se alojaron los agentes que actuaron en el referéndum del 1-O.

Hugo del Prado, portavoz de JUPOL para temas de la Unidad de Intervención Policial (UIP), ha asegurado que dentro del dispositivo de 10.000 agentes de Policía y Guardia Civil para la cumbre de la OTAN hay unos 1.800 ‘antidisturbios’, al coincidir en Madrid 48 de los 52 grupos de la UIP. En este sentido, se ha quejado de la falta de actualización y retrasos en las dietas de alojamiento, así como que no esté cubierto el 25% de la plantilla de esta unidad clave para la seguridad ciudadana.

MODIFICACIONES DE LA DELEGACIÓN DEL GOBIERNO

El lugar exacto de esa manifestación del día 30 de junio, segundo día de la cumbre de la OTAN en la capital, aún no lo saben porque quedan por cerrar algunos detalles con la Delegación del Gobierno. Se baraja, no obstante, que se puedan concentrar entre la avenida de los Andes y la de Machupichu, al otro lado de la M-40. «Nos han dicho que a más gente, más lejos estaremos», ha reconocido Rivero. La protesta contará con dos cabezas tractoras de camiones.

El secretario general de JUPOL –sindicato que está en conflicto colectivo– ha calificado de «paradójico» y «llamativo» que las restricciones para su «macromanifestación» de policías y guardias civiles se justifiquen en virtud de la Ley de Seguridad Ciudadana, la conocida como ‘ley mordaza’, que el Gobierno mantiene en el Congreso para su reforma, según el compromiso de PSOE y Unidas Podemos al inicio de legislatura.

También han programado este sábado por la mañana, 25 de junio, una concentración motera con entre 200 y 500 participantes para la que se ha modificado el recorrido inicial: querían pasar por las direcciones generales de la Guardia Civil, Policía Nacional y desembocar en el Ministerio del Interior, para acabar en la céntrica Plaza de Colón; la Delegación del Gobierno ha autorizado marchar por la Dirección General del Instituto Armado, la Jefatura Superior de la Policía y finalizar en la zona de Ventas.

Los policías de Jusapol, que destacan que «siempre» respetan la ley en sus protestas –asiduas desde 2017, en algunos casos frente al Congreso de los Diputados–, han reiterado por carta enviada al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que debe retractarse públicamente al hablar de ellos como «piolines».

Varios ministros, entre ellos el de Interior, Fernando Grande-Marlaska, matizaron que la referencia de Sánchez en el Congreso era a los barcos donde fueron alojados los policías. JUPOL, en cualquier caso, lo interpreta como una falta de respeto para sus compañeros ‘antidisturbios’ que pernoctaron en un camarote de un barco, en condiciones que califican de «zulo», para cumplir con las órdenes de tribunales y el Gobierno del PP de frenar el referéndum del 1-O.

Aarón Rivero se ha mostrado convencido de que la sociedad española respalda su demanda. «No queremos una subida de sueldo, queremos igualdad con los Mossos d’Esquadra», ha asegurado, poniendo de ejemplo que sigue existiendo una diferencia de 400 euros mensuales entre cuerpos y que un mosso se jubila a los 59 años con una media de 2.000 euros y un policía nacional lo hace, según sus cálculos, a los 65 años con 1.500 euros.

CL9