25 junio 2022

AUC celebra la regulación de los ‘influencers’ y la protección de los menores en TV y OTT en la nueva Ley Audiovisual

AUC celebra la regulación de los 'influencers' y la protección de los menores en TV y OTT en la nueva Ley Audiovisual
Comparte esta noticia:

MADRID, 23 Jun. –

La Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC) ha destacado la regulación de los ‘influencers’, la protección de los menores por parte de televisiones y las plataformas OTT, y el desarrollo de la corregulación, como principales aspectos positivos de la nueva Ley General de Comunicación Audiovisual.

Así lo ha indicado este jueves la Asociación de Usuarios de la Comunicación, que ha hecho un balance sobre la nueva norma, después de que el Pleno del Senado aprobara la ley, sin ningún cambio, por lo que esta norma queda definitivamente aprobada y entrará en vigor con su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

La entidad ha puesto de relieve que, por primera vez, la ley se ocupa de las empresas de internet (denominadas plataformas de intercambio de vídeos) y de las redes sociales cuando difunden contenidos audiovisuales.

Por otro lado, la asociación ha explicado que la nueva norma «apuesta en mayor medida que la actual Ley 7/2010» por la regulación voluntaria (autorregulación y la corregulación) y por la alfabetización mediática e informacional, «reconociendo de forma expresa la participación de la sociedad civil en estos ámbitos a través de las organizaciones de consumidores y usuarios».

En materia de protección de menores, ha destacado que se obliga a todos los prestadores de servicios de comunicación audiovisual (televisiones y plataformas OTT) a facilitar información sobre el contenido que puede ser perjudicial para dichos menores, contemplando también la posibilidad de completar la calificación de edades con descriptores temáticos, tal y como ocurre en este momento con el etiquetado de los videojuegos.

Con respecto a las franjas horarias que se aplican a la oferta televisiva lineal, la emisión de aquellos programas cuya calificación sea ‘no recomendada para menores de 18 años’ seguirá estando prohibida entre las 6 de la mañana y las 10 de la noche.

Por otro lado, la asociación ha apuntado, como aspecto positivo de la nueva normativa, la incorporación de la figura legal de ‘usuarios de especial relevancia’, que «va a permitir por fin la regulación de la actividad de vloggers e influences, al asimilarlos en gran medida a los prestadores del servicio de comunicación audiovisual a petición o bajo demanda».

«Más laxa es la obligación de protección del menor en el caso de los prestadores de internet y redes sociales, dado que no se reconoce su responsabilidad en los contenidos que difunden provenientes de terceros, y además se benefician del principio de país de origen para sortear la normativa de otros Estados miembros», ha criticado.

Sí se les impone la utilización de sistemas de verificación de edad y el establecimiento de mecanismos que permitan a sus usuarios calificar los contenidos en función de la edad, pero AUC considera que esas medidas son «insuficientes para evitar el acceso de los menores a contenidos de pornografía y violencia extrema».

Sobre las comunicaciones comerciales, ha indicado que, «por primera vez desde finales de los 80», se permite la publicidad de bebidas alcohólicas de alta graduación en televisión, a partir de la 1.00 horas de la madrugada. El resto de bebidas alcohólicas podrán seguir anunciándose a partir de las 20.30 horas. La 1.00 horas de la madrugada es también la hora límite para la publicidad de juegos de azar y para la del esoterismo y las paraciencias, que «sigue sin considerarse un fraude para los consumidores y usuarios», según ha dicho AUC.

La nueva ley contempla también la posibilidad de aumentar el número de anuncios emitidos por las televisiones, pasando del actual límite de 12 minutos por hora a un límite máximo de 144 minutos entre las 6.00 y las 18.00 horas y de 72 minutos entre las 18.00 y las 24.00 horas. «Ello puede suponer un aumento de la saturación publicitaria en las franjas de mayor audiencia, afectando negativamente tanto a los derechos de espectadores como a los intereses de los anunciantes», ha concluido.

CL23