26 mayo 2022

HRW alerta de que las fuerzas de seguridad de Kazajistán ejercieron un «uso excesivo de la fuerza»

HRW alerta de que las fuerzas de seguridad de Kazajistán ejercieron un "uso excesivo de la fuerza"
Comparte esta noticia:

MADRID, 26 Ene. –

La ONG Human Rights Watch (HRW) ha alertado este martes de que las fuerzas de seguridad kazajas ejercieron un «uso excesivo de la fuerza» y abrieron fuego «sin justificación aparente» durante los disturbios en enero que estallaron por el aumento de los precios del gas licuado.

«Existe amplia evidencia que muestra que las fuerzas de seguridad abrieron fuego sin justificación aparente y mataron al menos a 10 personas», ha dicho el investigador de Conflictos y Crisis de HRW, Jonathan Pedneault, quien ha resaltado que el número de muertos por la violenta represión «es mucho mayor».

La organización, tras un análisis de más de 80 vídeos verificados, grabados entre el 4 y el 6 de enero de 2022 en Almaty, ha detallado que cuatro incidentes separados llevaron a la muerte de al menos 10 personas y otras 19 resultaron heridas.

«Los relatos de los testigos coinciden con las imágenes de seis vídeos grabados por personas que huían o se escondían del tiroteo, aunque ninguno de ellos captó el vídeo de los soldados abriendo fuego. En uno de ellos se oyen más de 100 disparos», ha agregado HRW en un comunicado.

Pedneault ha subrayado que «hay muchas pruebas» que demuestran que las fuerzas de seguridad abrieron fuego «sin ninguna justificación aparente», matando a estas diez personas. A su juicio, «es probable que el número de muertos por la violenta represión sea mucho mayor», lo que «requiere una investigación rápida y eficaz».

En concreto, la organización detalla que en el primer incidente, recogido a través de 17 vídeos, varios grupos de manifestantes pacíficos se encuentran reunidos en la plaza de Almaty, mientras que otros grupos parecen estar saqueando tiendas de camino al lugar.

Poco después, las fuerzas de seguridad los dispersaron por la fuerza con gases lacrimógenos, granadas de aturdimiento y proyectiles de goma y, posteriormente, una multitud comenzó a atacar a los cuerpos policiales y prendió fuego a vehículos.

HRW describe que en el segundo incidente, analizado a partir de 23 videos grabados, las fuerzas de seguridad dispararon con rifles de asanto a varios cientos de personas a las puertas de la residencia del presidente kazajo, Kasim Jomart Tokayev. La organización explica que fue a raíz de este incidente que 10 personas murieron y 19 resultaron heridas, la mayoría aparentemente por balas.

En los últimos dos incidentes, se muestra a varios manifestantes protestando «pacíficamente» mientras las fuerzas de seguridad disparan munición real antes de disparar al aire para dispersar a la multitud. Los testigos, según relata HRW, vieron a otro hombre herido.

«Docenas de familias afligidas en Kazajistán esperan respuestas de su Gobierno», ha dicho Pedneault, que ha zanjado que «debería ser una prioridad para el país restablecer cierto grado de confianza en el estado de derecho y garantizar que todos los responsables de esta trágica pérdida de vidas rindan cuentas».

CL11