29 noviembre 2021

El gran agujero de ozono antártico de 2021 persistirá hasta noviembre

El gran agujero de ozono antártico de 2021 persistirá hasta noviembre
Comparte esta noticia:

El agujero de ozono antártico de 2021 alcanzó su área máxima el 7 de octubre y ocupa el puesto 13 más grande desde 1979.

El agujero de ozono antártico de 2021 alcanzó su área máxima el 7 de octubre y ocupa el puesto 13 más grande desde 1979. – NASA OZONE WATCH

   MADRID, 27 Oct. –

   El agujero de ozono antártico de 2021 alcanzó su área máxima el 7 de octubre y ocupa el puesto 13 más grande desde 1979, informaron científicos de la NASA y la NOAA este 27 de octubre.

   El agujero de ozono de este año se desarrolló de manera similar al año pasado: un invierno más frío de lo habitual en el hemisferio sur provocó un agujero de ozono profundo y más grande que el promedio que probablemente persistirá hasta noviembre o principios de diciembre.

   «Este es un gran agujero de ozono debido a las condiciones estratosféricas más frías que el promedio de 2021, y sin un Protocolo de Montreal, habría sido mucho más grande», dijo en un comunicado Paul Newman, científico jefe de ciencias de la Tierra en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland.

   Lo que llamamos el «agujero de ozono» es un adelgazamiento de la capa de ozono en la estratosfera (una capa superior de la atmósfera de la Tierra) sobre la Antártida que comienza cada septiembre. Las formas químicamente activas de cloro y bromo derivadas de compuestos producidos por humanos se liberan durante las reacciones en las nubes polares de gran altitud. El cloro y el bromo reactivos inician reacciones que destruyen el ozono cuando sale el sol en la Antártida al final del invierno.

   Los investigadores de la NASA y la NOAA detectan y miden el crecimiento y la ruptura del agujero de ozono con instrumentos satelitales a bordo del Aura, Suomi-NPP y NOAA-20.

   Este año, las observaciones satelitales de la NASA determinaron que el agujero de ozono alcanzó un máximo de 24,8 millones de kilómetros cuadrados, aproximadamente el tamaño de América del Norte, antes de comenzar a reducirse a mediados de octubre. Las temperaturas más frías que el promedio y los fuertes vientos en la estratosfera que rodea la Antártida contribuyeron a su tamaño.

   Los científicos de la NOAA en la Estación del Polo Sur, una de las redes de monitoreo de ozono a nivel mundial, registran el espesor de la capa de ozono liberando globos meteorológicos que llevan instrumentos de medición de ozono llamados ozonosondas que miden las concentraciones variables de ozono a medida que el globo asciende a la estratosfera.

   Cuando sale el sol polar, los científicos de la NOAA también realizan mediciones con un espectrofotómetro Dobson, un instrumento óptico que registra la cantidad total de ozono entre la superficie y el borde del espacio conocido como el valor de ozono de la columna total. Este año, los científicos registraron el valor más bajo de ozono en columna total de 102 unidades Dobson el 7 de octubre, el octavo más bajo desde 1986. En altitudes entre 14 a 21 kilómetros, el ozono estuvo casi completamente ausente durante el máximo del agujero de ozono.

   Si bien el agujero de ozono antártico de 2021 es más grande que el promedio, es sustancialmente más pequeño que los agujeros de ozono de finales de la década de 1990 y principios de la de 2000.

   El agujero de ozono se está recuperando debido al Protocolo de Montreal y las enmiendas posteriores que prohíben la liberación de químicos dañinos que agotan la capa de ozono llamados clorofluorocarbonos o CFC. Si los niveles de cloro atmosférico de los CFC fueran tan altos hoy como lo eran a principios de la década de 2000, el agujero de ozono de este año habría sido mayor en aproximadamente unos cuatro millones de kilómetros cuadrados en las mismas condiciones climáticas.

CL1