29 noviembre 2021

HRW pide a los militares golpistas de Sudán que protejan los derechos de la población y liberen a los detenidos

HRW pide a los militares golpistas de Sudán que protejan los derechos de la población y liberen a los detenidos
Comparte esta noticia:

MADRID, 26 Oct. –

La organización Human Rights Watch (HRW) ha instado a los líderes militares de Sudán, autores de la toma de poder del país este lunes, a que respeten y protejan los derechos de los ciudadanos y que liberen a las personas detenidas, como el primer ministro Abdalá Hamdok.

«La junta militar no debe poner en peligro los sacrificios y el arduo trabajo de los sudaneses de todos los ámbitos de la vida por un Sudán más justo y que respete los derechos», ha aseverado el director de HRW en África, Mausi Segun.

Tras la detención de Hamdok y otros varios políticos del país, ya este martes, el presidente del Consejo Soberano de Transición de Sudán, el militar Abdelfatá al Burhan, ha anunciado la disolución de este mismo organismo y del Gobierno de transición.

Por su parte, Segun ha añadido que las autoridades militares deben «instruir a las fuerzas de seguridad» para que «respeten y protejan» el derecho de protesta y que cualquier miembro que haga uso excesivo de la violencia rinda cuentas «de inmediato».

Tras conocerse la noticia de los primeros pasos llevados a cabo por los militares para dar el golpe en Sudán, la Asociación de Profesionales Sudaneses –una organización que impulsó las movilizaciones en 2018– pidió a los ciudadanos que salieran a las calles para defender su «revolución».

En este contexto, se informó de una gran presencia militar en las calles de la capital, Jartum, e incluso este martes ya se han notificado los primeros tres fallecidos por disparos.

HRW se ha puesto en contacto con dos manifestantes que han denunciado que, cuando se concentraron en las inmediaciones de las Fuerzas Armadas de Sudán, fueron recibidos con munición real.

Por otro lado, la organización ha criticado los cortes en la conectividad a Internet, y ha apuntado que «el acceso a información oportuna y precisa, particularmente en un momento tan delicado, es clave y los funcionarios nunca deben utilizar cierres amplios e indiscriminados para detener el flujo de información o infringir la capacidad de las personas de expresar opiniones políticas».

Las autoridades de transición fueron instauradas tras un acuerdo entre la junta militar surgida tras el golpe de Estado de 2019 contra el autócrata Omar Hasán al Bashir y diversas organizaciones civiles y formaciones políticas opositoras. Este Gobierno ha iniciado una batería de reformas sociales y económicas y ha alcanzado un acuerdo de paz con importantes grupos rebeldes de Darfur y otras zonas del país.

CONDENA A LA «IMPUNIDAD GENERALIZADA»

Sin embargo, desde Human Rights Watch han lamentado que «la impunidad por los abusos de las fuerzas de seguridad sigue siendo generalizada» en Sudán, pues las autoridades militares se han negado a cooperar para obtener pruebas para algunas investigaciones.

En lo social, el país africano ha vivido unos meses de tensión y disputas por un gobierno militar o continuar con la autoridad civil. A finales de septiembre se produjo un intento de golpe de estado que, finalmente, fue sofocado. Unos días más tarde, a mediados de octubre se llevó a cabo una sentada ante el palacio presidencial para pedir la dimisión de Hamdok en favor de la toma del poder por parte de los militares.

En respuesta a esto, el 21 de octubre ocurrió lo contrario y fueron los «partidarios de la democracia» quienes ocuparon las calles y reiteraron sus peticiones de un gobierno civil, recopila HRW.

«Lo que está en juego no podría ser más alto en este momento (…) Los socios internacionales y regionales de Sudán deben dejar en claro que los pasos pequeños pero importantes hacia la reparación de daños pasados y el establecimiento de un marco de derechos más positivo no deben perderse», ha señalado Segun.

El director en África de HRW ha sentenciado que se debe «monitorear rigurosamente la situación de los derechos sobre el terreno, presionando a los militares de inmediato para que liberen a todos los detenidos políticos y pongan fin a las limitaciones arbitrarias de los derechos fundamentales».

CL11