8 mayo 2021

Sindicatos policiales celebran que el Gobierno asuma la vacunación en Cataluña tras el «abandono» de la Generalitat

Sindicatos policiales celebran que el Gobierno asuma la vacunación en Cataluña tras el "abandono" de la Generalitat
Comparte esta noticia:

MADRID, 21 Abr. (EUROPA PRESS) –

Los sindicatos policiales han celebrado que el Gobierno «asuma» la vacunación en Cataluña tras el «abandono» de la Generalitat que llevan denunciado desde hace semanas por relegarles en el calendario que sí se ha cumplido con los Mossos d’Esquadra o las policías locales.

JUPOL, el sindicato mayoritario en la Policía Nacional, ha recordado que solamente se ha inoculado a un 15% de los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en esta comunidad, frente a la media de otras regiones que se sitúa por encima del 75%.

En un comunicado junto a JUCIL, su ‘marca’ en la Guardia Civil, ha respaldado que la ministra de Sanidad, Carolina Darias, reconociera el problema y anunciara que vacunarían a los policías. «Una medida que el Gobierno Central ha tenido que tomar ante la dejadez reiterada y el abandono que la Generalitat de Cataluña ha demostrado», han indicado.

«La actitud irresponsable del Gobierno catalán ha obligado al Gobierno de España a asumir las competencias del ejecutivo catalán para cumplir con el plan de vacunación frente al COVID-19», han añadido estas organizaciones.

El SUP también ha celebrado que «afortunadamente la solución demandada» al Gobierno haya llegado tras el «vergonzoso uso político» de la vacunación de policías en Cataluña. «Esperamos que con la máxima celeridad la cifra de policías vacunados se equipare a la de otras comunidades», ha sostenido este sindicato.

«Tener que llegar a este punto en un tema tan serio como es la salud pública es muy preocupante. En ninguna otra comunidad autónoma se ha incumplido la vacunación de personal esencial de una manera tan grave», ha añadido el SUP, que recuerda que en Cataluña «ni la tercera parte de los funcionarios de policía han sido vacunados».

EL GOBIERNO, «SIN REFLEJOS»

El CEP es otro de los sindicatos de la Policía que ha visto la confirmación de la «marginación» padecida por las autoridades catalanas. «Ha sido la Generalitat de Cataluña la que ha quedado en evidencia, llevando el sectarismo hasta extremos tales que ponen en riesgo la vida de personas y sus familias».

Este sindicato ha echado en falta «más reflejos» del Gobierno para aportar una solución a este problema que entienden que llega «demasiado tarde y mal», en referencia a la comparecencia en el Senado donde la ministra Carolina Darias anunció el plan para vacunarles. «El Gobierno no está haciendo más que lo que debe», han añadido.

Darias reconoció ayer que Cataluña era la «única comunidad» que no estaba incluyendo en el suministro de dosis a los policías y guardias civiles, lamentando que este colectivo «no ha tenido la respuesta establecida» en la estrategia de vacunación acordada en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS).

«Los miembros de las FCSE en Cataluña no han sido vacunados en los términos que sí lo han sido en otras comunidades autónomas y, por ello, hace ya una semana que el Gobierno ha tomado la decisión de vacunarles», detalló. La ministra ha indicado que se están realizando las acciones necesarias para que «próximamente» se les pueda vacunar contra el Covid-19 junto al resto del personal que hacen funciones esenciales.

Fuentes del Ministerio del Interior añadieron a continuación que se había dispuesto que sanitarios de la Policía Nacional y la Guardia Civil participen en el proceso de vacunación contra la Covid para que, «en cuestión de días» tras recibir las dosis, puedan estar vacunados los agentes.

Las primeras quejas surgieron tras reiniciarse en marzo la vacunación con AstraZeneca, ya que policías y guardias civiles comparaban su retraso a la hora de recibir las dosis con la diligencia de la administración catalana en el caso de Mossos y policías locales, donde la «práctica totalidad» ya se ha vacunado, según los sindicatos.

Este hecho llevó a varias organizaciones sindicales a recurrir ante los tribunales y la Fiscalía, así como a pedir la mediación de varios ministerios, el Defensor del Pueblo o la Delegación del Gobierno en Cataluña.

CL9